PORQUE NECESITAMOS 5 MINISTERIOS

 

Los 5 ministerios son el gobierno vital de Dios para su Iglesia.

El ministerio quíntuple funcionando conjuntamente, traerá la Gloria de La Iglesia una vez mas.


La Reforma Apostólico-profética no intenta opacar a los pastores, sino activarlos, a ellos y a todos los creyentes:

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor". (Ef. 4:11-16)

El mismo Señor Jesucristo constituyó los el ministerio quíntuple para:  

1. Perfeccionar a los santos para la obra del ministerio. Aquí son necesarios los pastores para ministrar el alma del creyente, los maestros para enseñarle la doctrina sana, los evangelistas para enseñarle a ganar almas, los profetas para decirle verbalmente los propósitos de Dios para su vida, y los apóstoles para darle cobertura espiritual.  

2.Para la edificación del Cuerpo de Cristo hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios. Aquí son necesarios los pastores para cuidar el rebaño, los maestro para enseñar la sana doctrina y filtrar los estratagemas de hombres, los evangelistas para hacer crecer el Cuerpo, los profetas para impartir diversos dones y mostrarle a la Iglesia el poder de Dios (cambiar la mentalidad), y los apóstoles para asentar doctrina, revelar los tesoros ocultos en la Palabra, y ministrar unidad con la Cobertura.  

3.Que no seamos niños fluctuantes. Todo lo anterior nos hará semejantes a Cristo; pastores cuidando los rebaños, maestro enseñando, evangelistas quitando el miedo al diablo, profetas dando carácter de Reino y apóstoles cubriendo y dando solidez espiritual.


Amado lector, yo le pregunto:

¿La Iglesia del Señor está plenamente unida en la fe y el conocimiento de Cristo? Ciertamente no; las distintas interpretaciones del Texto Sagrado han causado bastantes divisiones, dando origen a las denominaciones. Mas los apóstoles y profetas impartiran la única y sana doctrina  mediante la revelación en la Palabra

.

¿Cuántas personas han visto retrazada su labor ministerial a causa de pastores y líderes sabios en su propia opinión? Muchísmimos. Hoy hay mucha gente dañada a causa de esto, y miles de propósitos retrazados. La Iglesia pastoral no ha preparado del todo a los hijos del Altísmo para trabajar en la obra, pues a muchos los tienen en el coro, teniendo un llamado pastoral, por ejemplo. A muchos Dios los quiere en la música, arte, etc, pero la visión tradicional no los encamina porque lo considera del diablo. Ni hablar de los que tienen llamado profético o apostólico, eso sí que lo concideran diabólico.


¿Los creyentes son de ánimo firme o son fluctuantes? Lamentablemente fluctuantes. La gran mayoría dice sí al Señor, pero cuando lo prueban hace agua de inmediato, son de doble ánimo. Otros son llevados por cualquier corriente de doctrina, por ejemplo la doctrina de la prosperidad, la visión celular que sólo se preocupa de ganar almas y del discipulado básico pero no avanza en el mismo, generando creyentes indoctos (sin doctrina), quienes tienden son fáciles de caer en pecado.

En conclusión, si los santos no son bien equipados para la obra del ministerio, son fluctuantes y muy desunidos, entonces todavía necesitamos de los cinco ministerios: pastores, evangelistas, maestros, APÓSTOLES y PROFETAS.

Esto lo digo porque muchos dicen que los ministerios apostólico y profético "naturalemente" cesaron con el cierre del canon bíblico, olvidando que no existe ningún versículo en la Biblia que diga que alguno de estos ministerios ha cesado sus funciones.

TODAVÍA NECESITAMOS LOS CINCO MINISTERIOS, y ¡Gloria a Dios! que están volviendo a la Iglesia.

 

 

La Iglesia en el desierto

La Iglesia del Señor ha estado sacando hijos de Dios de Egipto en el nombre de Jesús,  ha sido una Iglesia- Moisés.

Sin embargo esta Iglesia, y sus hijos, no han podido entrar a su tierra prometida a causa de la contaminación que los hijos del Israel espiritual tienen en su alma. Me explico. La Iglesia tradicional evangeliza, pero no se preocupa mucho por el discipulado; y si bien algunas congregaciones lo hacen, es sólo en un nivel superficial, lo que Pablo llama "los rudimentos de la doctrina" (Ef. 6:1, 2).

A causa de esto, los cristianos carecen de las herramientas necesarias para desarrollar una vida abundante y de la exhortación adecuada para desarrollar la perfección que requiere dicho estilo de vida. Sé que con lo que acabo de decir muchos me juzgarán de blasfemo, mas también sé que usted conoce cientos de cristianos en calidad de fracasados, que nunca han disfrutado de las riquezas del "Dios rico" que menciona la Biblia (y no sólo hablo de dinero).

Es entonces cuando surge la figura de Josué. Este personaje no es libertador como su predescesor; es conquistador. Fue este y no otro quien introdujo al pueblo de Dios en su promesa, quien lo tomar la heredad de Jacob. Este hombre es figura de la Iglesia Apostólica, que es la que hará volver a los santos a las "sendas antiguas", que no son el banjo ni el himnario, ni servicios acompañados a piano clásico,  sino la gloria de la Iglesia ‘‘primitiva.’’

Muchísimas veces he oído en bocas de justos el añoro que se tiene por la Iglesia del primer siglo, pero se olvidan de que esta fue gobernada por apóstoles y profetas; entonces cuando el Señor restaura tales ministerios y todo lo que ello implica, son esos mismos cristianos, que lamentan la pérdida del esplendor pasado, quienes resisten con más fuerza la manifestación de estos ministerios.

Lea atentamente:
NO HAY PRESENCIA PLENA DE DIOS NI MANIFESTACIONES GLORIOSAS DE SU PERSONA SIN LA PRESENCIA DE APÓSTOLES Y PROFETAS.

Por lo tanto,
NO VOLVERÁ LA GLORIA DE LA IGLESIA PRIMITIVA SI NO VUELVEN LOS APÓSTOLES Y PROFETAS A LA IGLESIA DEL SEÑOR.

¡LE GUSTE O NO, ASÍ ES!


Y dé gloria a Dios, porque escrito está: "La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera" (Hg. 2:9); por lo tanto, lo que se espera para la Iglesia de Cristo durante los próximos 20 años es absolutamente glorioso.

Lós hijos del Señor en la modernidad por fin entrarán en su tierra prometida, y lo harán liderados (no de la mano, sino liderados) por los Josués modernos, los apóstoles y profetas que el Espíritu Santo está levantando para Su gloria. Así que si usted quiere entrar en la vida abundante que prometió el Señor, cambiese a una congregación bajo cobertura apostólica.

Algo es claro: Si Dios dijo que lo llevaría de A hasta B, dfinitivamente lo llevará de A hasta B; pero sin lugar a dudas depende de nosotros cómo vivimos el tránsito entre A y B. Dios nos prometió prosperidad, gozo permanente, abundancia de todo bien, etc. Sin embargo la gran mayoría de los hijos del Reino vive en miseria, tristeza, amargura, y necesidades permanentes. Entonces... ¿Qué pasa? La respuesta es:

La vida abundante de Jesús sólo se alcanza mediante las herramientas que entrega la revelación de la Palabra, que viene sólo por apóstoles y profetas quienes introducen el gobierno de Dios para la Iglesia, el verdadero gobierno: Los 5 ministerios y no 1 de 5 o 3 de 5.

SUBIR SUBIR
Nombre
Mensaje *
Por favor inserta el código:

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios. Nunca envíes contraseñas a través de formularios

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

ENVIANOS UN CORREO

Recomienda este sitio a un amigo:

Tu nombre:

Tu email:

Email de tu amigo:

Mensaje: